Está claro que el Full Frame está de moda. Cada día podemos comprobar que la mayoría de las cámaras y lentes que se lanzan al mercado su principal eslogan es: “cámara con Full Frame”, principal atractivo y gancho de las grandes marcas audiovisuales.

Ya queda un poco atrás el antecesor analógico del Full Frame , Vista visión,  formato de película analógica desarrollado por Paramount en 1954 y que utilizaba el formato de 35 mm que se ha venido desarrollando hasta el año 2000. Hoy el Full Frame está tan extendido que lo podemos encontrar en multitud de cámaras de diferentes marcas.

Pero, por qué realmente está de moda de moda el Full Frame, cuáles son algunas de sus ventajas y en que equipos actuales se le saca más partido, son algunas de las cuestiones que veremos a continuación. Ya no es necesario mirar demasiado al futuro, porque ya está aquí.

 

¿Por qué Full Frame?

Aunque la mayoría pero no todos lo sabemos, primero especificaremos qué significa el Full Frame. El Full Frame o su traducción al castellano "formato completo" o sensor de 35 mm, posee el mismo tamaño análogo que las cámaras analógicas. Con un sensor de proporciones 36X24mm, permite que toda imagen se pueda cortar y recortar sin perder apenas calidad, algo fundamental en la industria cinematográfica.

 

 

 

La mayoría de las producciones comerciales y los spots de la actualidad se ruedan en este formato. La rapidez en el enfoque-desenfoque de las imágenes en segundo plano combinadas con las lentes adecuadas, un mayor rango dinámico, un nivel de detalle superior y su posterior facilidad para imprimir o reproducir en soportes grandes, hacen que este tipo de industria haya sido una de las más beneficiadas con el Full Frame. Aunque evidentemente no sólo está de moda en esta industria, el 80% del cine y las series de la actualidad se ruedan en este formato. 

La calidad en las escenas nocturnas sin apenas iluminación dotándolas de un aspecto más realista y fundamentalmente la estética reflejada en la separación del sujeto del fondo con una mayor sensación de espacio, dan como resultado una suavidad de fondo con el Full Frame que es única en comparación con otros formatos.

 

¿Qué cámaras destacadas hay con formato Full frame?

Desde finales del presente mes de Abril, no menos de tres cámaras digitales de alta gama ofrecerán sensores de formato completo: Red Weapon 8K Monstro VV, Sony Venice y Alexa LF de Arri. Para un formato tan joven resulta muy gratificante por lo tanto como la industria cinematográfica empieza a apostar fuerte con miras al futuro y parece que el flujo de marcas que se empieza a pasar al lado del Full Frame no va a cesar. La última ha sido Canon, con el reciente anuncio de su cámara Full Frame C700 FF.

             Sony Venice & Cooke Panchro Speed

 

Una de las últimas joyas que apostó por el Full Frame es la mencionada Sony VENICE con montura PL, por lo que todas las lentes de 35mm incluidas las anamórficas y todas aquellas Full Frame funcionan a la perfección con la última joya de SONY.

Tokina, Leica, Zeiss, Sigma o Cooke ya se han subido también al carro del formato completo y todos sus últimos modelos ya se mueven en esta dirección, movidos también por la inercia de las cámaras cinematográficas. Los directores de fotografía siempre fieles a un modelo de lentes particular tienen ahora un doble quebradero de cabeza con las lentes Full Frame y su variedad, optando muchos de ellos por intercambiar varias en los rodajes.

Las Cooke s7/i y Panchro Speed, Zeiss cp 2 o Sigma ff Cine entre otras, son las más recomendadas y a su vez hoy en día las más demandadas para grandes producciones que apuestan por el formato completo. Ya hablamos anteriormente de los objetivos más utilizados en las grandes producciones y dimos alguna recomendación entre ellas y su utilización en algunas de las grandes producciones hollywodienses.

 

                                     Lentes Cooke Panchro Speed

                                      

                                      Lentes Zeiss Compact Prime 3

 

La importancia de las lentes es fundamental en el mundo Full Frame. Si lo que se quiere es poca capacidad de luz, una increíble fidelidad del color, pero también una alta resolución, es imprescindible un sensor más grande. Todo empieza a ser más barato, más fácil y más seguro. Las fuentes de luz con la llegada del Full Frame empiezan a ser prescindibles en las producciones y el ojo humano se convierte el único elemento encargado de iluminar las imágenes y por lo tanto de dar a lo que se ve y se observa el realismo necesario. Como diría Stanley Kubrick en una ocasión "la iluminación natural es la forma en que vemos las cosas".

Cada vez más películas se ruedan sin apenas iluminación artificial y buena parte de culpa lo tiene la introducción de este formato en cámaras y lentes. Películas como "El Renacido, 2015" o "El Árbol de la vida, 2011", ambas con Emmanuel Luzbeki como director de fotografía son buena muestra de ello.

El fotograma completo 4K/5K es la bala del futuro para cámaras y lentes con sus enormes pixeles y su espectacular rendimiento con poca luz. Desde Welab no íbamos a ser menos y éstas balas por supuesto las tenemos con nosotros. La última, las lentes Zeiss CP.3 con i/Technology y Full Frame. El ritmo no para y parece que el Full Frame tanto en cámaras como en lentes ha llegado ya para quedarse.

 

                                      Imágenes rodadas con las Zeiss CP.3 

 


  MIEMBROS PROTECTORES